Evaluación preliminar

2008 VHPLab.

Como parte del proyecto se planteó hacer una prueba de las animaciones con un grupo de alumnos que estuvieran estudiando dibujo técnico. Esta evaluación preliminar sirvió para establecer conclusiones sobre el funcionamiento de las animaciones, pautas a seguir en futuros proyectos y estrategias para la aplicación de la secuencia de animaciones.

La prueba consistió en una exposición oral apoyada con la secuencia de las animaciones a un grupo de alumnos de la asignatura de sistemas de representación. Se trataba de hacer un breve resumen del funcionamiento del sistema cónico desde sus bases hasta la definición de punto, recta y plano, utilizando como apoyo visual las animaciones proyectadas en una pantalla. La duración fue aproximadamente de una hora y media para que la prueba resultase amena y ligera a los alumnos que asistiesen. Los contenidos pudieron explicarse con cierta rapidez porque, al realizarse la prueba a final de curso, los alumnos ya debían dominar la materia. El resumen se planteó para ellos como un repaso de una parte de su asignatura.

Los objetivos de la prueba fueron; ver la reacción de los alumnos, tener una primera experiencia en la aplicación de las animaciones, valorar si los alumnos comprendían las animaciones y recibir algunas sugerencias de los alumnos sobre las mismas. Aunque se pueda entender que en este tipo de pruebas se tiene que realizar alguna clase de test, en la fase del proyecto en la que se encontraba el proyecto no tenía sentido realizarlos, ya que no era procedente medir ningún dato concreto.

Realizar tests únicamente tiene sentido para evaluar datos medibles y concretos, como porcentajes de alumnos suspensos y aprobados que hayan utilizado y no las animaciones como soporte visual a lo largo del curso. Este proceso se realiza cuando la aplicación definitiva del proyecto está enteramente acabada con el fin de demostrar y/o conocer con claridad algo muy determinado, requiriendo una muestra lo mas representativa posible y mucha rigurosidad. La evaluación preliminar que se hizo no se trató en absoluto de este tipo de prueba. Su intención fue, sencillamente, añadir al proyecto la experiencia de haber utilizado las animaciones con un grupo de alumnos y las conclusiones que se pudiesen extraer de haber tenido dicha experiencia.

Se hizo una convocatoria a todos los alumnos de la asignatura de sistemas de representación, proponiéndoles asistir a la prueba como forma de repasar pare de los contenido de su asignatura. Desgraciadamente solamente acudieron veinte estudiantes aproximadamente debido a que la prueba se realizó durante la fase final del curso.

En el transcurso de la explicación no hubo casi ninguna de intervención , pese a haberse solicitado a los asistentes que preguntasen todo aquello que quisieran. Los alumnos se mostraron bastante tímidos, aparentaba que no expondrían ninguna opinión sobre las animaciones, salvo uno o dos comentarios breves.

En la parte final de la prueba se suponía que los alumnos debían hacer comentarios sobre las animaciones. Dada la falta de participación, se prolongó la explicación y se expuso de forma informal cómo se habían realizado las animaciones y algunos problemas se habían encontrado durante el proceso de realización de las mismas. Esto animó un poco a los asistentes, de modo que se consiguió que realizasen algún comentario más e incluso que alguno de ellos se acercara al final de la prueba para expresar sus opiniones.

Lo primero que se descubrió fue que la visualización de las animaciones proyectadas era bastante peor que su visualización en la pantalla del ordenador, porque la definición de las líneas y los puntos resultaba insuficiente. Para ver bien la proyección era necesario estar resultaba insuficiente. Para ver bien la proyección era necesario estar relativamente cerca de la imagen proyectada. De echo, habría resultado problemático que hubiera habido muchos alumnos.

Muchas de las expectativas de aplicación de las animaciones dependían de la posibilidad de proyectarlas, puesto que en un principio se plantearon como un complemento visual para las explicaciones de dibujo técnico. La prueba sirvió para señalar que era necesario replantear el uso al que se dirigieran las animaciones.

Pese a esto, la sensación general respecto a las animaciones fue buena. Fueron comprendidas con claridad y los estudiantes expresaron que resultaban de mucha ayuda. Incluso algún alumno comentó que era una pena que no hubiese animaciones de temas más complejos.

Durante la fase de realización de las animaciones se había observado que cuanto más complejas eran las animaciones o cuanto más avanzados eran los temas que abordaban, el resultado era mas interesante y de algún modo este comentario reforzó los planteamientos de este tipo. Por último, el alumno que se acerco comentó que se podrían haber utilizado más claves de profundidad en las animaciones como la transparencia, o los degradados, para que se viesen mejor. También comentó que había echado en falta animaciones en las que se viese como se iba realizando poco a poco la construcción. Las dos clases de animaciones planteadas resultaron insuficientes. Aunque hay secuencias de animaciones en las que un proceso de representación aparece paso a paso como la secuencia de la recta, los alumnos echaron en falta la posibilidad de ver este proceso en una sola animación. El propio alumno sugirió por ejemplo que se pudiese ver cómo se van proyectando todos los puntos de una recta hasta el infinito, para ver cómo se llega a la idea de proyección del punto de fuga.